Cámara Chilena del Libro CÁMARA CHILENA DEL LIBRO
FILSA 2015
FILSA 2015 menú

Damos inicio a la 35° versión de FILSA

Discurso de Alejandro Melo, presidente de la Cámara Chilena del Libro

Como muchos de Uds. recordarán, comenzamos a principios de los años 80 en el Parque Forestal. En 1989 dimos el salto al Centro Cultural Estación Mapocho, y un año después invitamos a los primeros autores extranjeros.

Estamos conscientes que aún tenemos tareas pendientes en torno a esta feria. Pero qué duda cabe que como CChL hemos sido exitosos. Logramos ser una plataforma de referencia y visibilidad para la producción editorial del país y de nuestros escritores, tanto consagrados como emergentes. Por eso vamos a festejar entre todos, con mucho orgullo, estos 35 años de gestión cultural. Durante los próximos 18 días de feria, disfrutaremos y compartiremos la fiesta del libro más importante de Chile y una de las principales en Latinoamérica.

Será una feria más abierta e inclusiva a la comunidad, por lo que esperamos que el público aumente en visitas y participación a través de talleres de escritura, ilustración y poesía. Este año retomamos la tradición de recibir un país invitado de honor. Y permítanme decirlo, lo hicimos en grande y en plural: como ya sabemos, nos honran con su presencia los Países Nórdicos; 4 naciones europeas representantes de varios de los primeros puestos en los rankings de calidad internacional en educación, economía, cultura y calidad de vida, entre muchos otros indicadores.

Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia, nuestros invitados de honor, nos acompañarán durante estos días con un seleccionado grupo de autores, donde destacan Premios Nacionales, exitosos best-sellers y plumas que transitan desde la tradicional novela negra hasta la poesía, la crónica y la ilustración. A ellos se suman expertos en traducción, en fomento lector e innovación en materia educativa, quienes compartirán sus experiencias en jornadas profesionales y diversos talleres.

Su liderazgo también se refleja en el vanguardista diseño de lo que hemos denominado “Mirador Nórdico”, ubicado en el hall de acceso principal a este Centro Cultural. Cabe destacar la colaboración desinteresada de la Facultad de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que a través de sus alumnos, desarrolló este sector que acogerá importantes exhibiciones, con reproducciones artísticas y fotográficas, a las que se suma una librería que tendrá a la venta las obras literarias más importantes de los autores nórdicos que nos acompañan. Sin duda, todo un intercambio cultural.

No puedo dejar de mencionar en esta oportunidad el reconocimiento que les debemos como nación a los países invitados, por su compromiso solidario manifestado a miles de compatriotas que fueron perseguidos durante la dictadura.

El programa de FILSA 2015 rondará las 500 actividades, entre presentaciones literarias, exposiciones, jornadas profesionales y actividades infantiles. Por ejemplo, la Jornada profesional de Educación y Fomento Lector, donde expertos de primer nivel de los países nórdicos dialogarán con sus pares chilenos a través de talleres y mesas de conversación en torno al Plan Nacional de la Lectura, la Biblioteca del Futuro, o la Formación de Docentes, entre otros temas.

Desde Latinoamérica nos visitarán autores de 13 países, destacando aquellos que son parte de la 5ª versión de los Diálogos Latinoamericanos, instancia que desarrollamos en conjunto con el Consejo de la Cultura y las Artes.

Este año rendiremos un merecido homenaje a la memoria de Gabriela Mistral, al cumplirse 70 años de haber obtenido el Premio Nobel de Literatura y de paso convertirse en la primera mujer iberoamericana y hasta ahora la única en ganarlo.

También podremos disfrutar de un nutrido calendario de presentaciones musicales, como Nano Stern y Matías Pérez; además, de un ciclo de cine con destacadas producciones de los países nórdicos, actividades en librerías y muchas otras sorpresas.

Como una forma de realzar estas actividades y acoger a nuestros visitantes, este año tendremos espacios más abiertos al público y con más zonas de descanso. En nuestro deseo de que FILSA sea cada vez más inclusiva y representativa, tanto de la producción editorial nacional como extranjera, hemos ampliado el pabellón poniente, con nuevas y óptimas condiciones de exhibición donde estarán ubicados nuestros colegas de Editores de Chile y Cooperativa La Furia del Libro con su destacada producción editorial.
Como resultado de un trabajo conjunto con Fundación La Fuente, hemos dado vida al Salón de Novedades, un sector de consulta donde encontraremos las mejores obras publicadas en 2015, las que estarán a la venta en FILSA.

¿Cómo estamos viviendo en la industria del libro el fenómeno digital? Esta pregunta la intentaremos responder en el Primer Seminario Internacional del Libro Electrónico.
Desafiante tema, que nos introduce, definitivamente, en la necesidad de acercar el libro –en cualquiera sea su formato- a más y mejores lectores. Por eso, valoramos el esfuerzo del Ministerio de Educación en la implementación de las Bibliotecas Escolares CRA, y la decidida voluntad del Consejo Nacional de la Cultura (futuro ministerio) en torno a la implementación del Plan Nacional de la Lectura.

Como CChL (tanto editores, distribuidores y libreros) participamos activamente de estas y otras políticas públicas que faciliten el acceso al libro, estimulen la lectura y nos permitan –al mismo tiempo-, el fortalecimiento de toda nuestra industria editorial.

Y en el marco de ampliar los horizontes de la cadena del libro, una vez cerrada la actual versión de nuestra feria, nos pondremos a trabajar para FILSA 2016, la cual tendrá como invitado de honor a Méxicos.

Quiero aprovechar de agradecer a todos los que han colaborado en esta nueva versión de FILSA 2015. En primer lugar, al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, en la persona de Regina Rodríguez, Secretaria Ejecutiva del Consejo del Libro y la Lectura, quien tendió un puente de comunicación entre este organismo y las diversas agrupaciones existentes en torno al mundo editorial.

Al Centro Cultural Estación Mapocho y las instituciones que lo componen; a todas las organizaciones que hacen parte del comité cultural de FILSA con quienes realizamos un trabajo conjunto de varios meses en el actual programa; a CMPC, nuestro auspiciador principal por confiar en el libro como un medio de expresión de la cultura del país; a ProChile y la Dirac por su trabajo para potenciar la internacionalización del Libro.
Quiero manifestar un particular agradecimiento a todos los socios de la CChL por su apoyo; al personal y a nuestros colaboradores que año a año demuestran en la implementación de FILSA una alta capacidad organizativa; y a los actuales directores por su esfuerzo en alinear los intereses de sus estamentos en pro de consolidar la unidad de nuestro gremio.

Finalmente, solo me resta invitarlos a ser parte de nuestra propuesta de sí al autocultivo del conocimiento, del diálogo interno y por supuesto de la lectura. Bienvenidos a FILSA 2015.