Depósito Legal: la misión de proteger el patrimonio cultural

Se trata de la normativa legal, que tiene la Biblioteca Nacional como uno de sus principales objetivos para el resguardo de toda producción impresa, grabación sonora, producción audiovisual o electrónica.

El resguardo del patrimonio cultural del país, es el eje que tiene la normativa legal, representada en la Ley 19.733, cuya actualización se realizó el 2013. Esta preservación, transmisión, difusión y rescate funciona a través del envío de cinco ejemplares –región Metropolitana-a la Biblioteca Nacional ya sea por personas naturales o establecimientos responsables de la obra al momento de su publicación. En el caso de otras regiones, tres ejemplares corresponden para la Biblioteca Nacional y dos para la Coordinación de Bibliotecas Públicas DIBAM de la región respectiva.

Además para las grabaciones sonoras, audiovisuales o electrónicas, se depositan dos ejemplares de cada una. El responsable de la entrega, varía por obra, por ejemplo la entrega de libros o impresos, corresponde a las imprentas, por otro lado, grabaciones o medios audiovisuales, a los productores de estos.

Esta disposición del Estado, mantiene cada colección con material bibliográfico actualizado, además de asegurar a la ciudadanía el acceso a la información, garantía también constitucional. En el caso de no cumplir con la normativa legal, cualquier organismo del Estado no puede adquirir la obra no conservada, ni permitir financiamientos a estas, por medio de fondos o subvenciones, disposiciones legales incorporadas a la Ley.

Si se trata de rastrear la referencia a esta función de la institución fundada en 1813, la obligatoriedad legal de guardar ejemplares para el acceso de la población, se fecha el 25 de octubre de 1825 con su Decreto Supremo hasta dar en 1925 con la Ley de Depósito Legal. A través de su reformulación, se reguló la cantidad de ejemplares, además de la incorporación de medios de comunicación y el depósito electrónico.