Cámara Chilena del Libro

Estás en: Cámara Chilena del Libro > Sala de Prensa > Noticias de la Cámara > Feria del Libro Infantil y Juvenil: Kamishibai e ilustradores destacan en Jornadas Profesionales

Feria del Libro Infantil y Juvenil: Kamishibai e ilustradores destacan en Jornadas Profesionales

Las sesiones tendrán lugar el viernes 16 y sábado 17 de agosto. La novedad este año es que también estarán abiertas a madres y padres que busquen herramientas prácticas para promover la lectura en sus hijos. La feria estará abierta del 14 al 25 de agosto en el Parque Bustamante esquina Avenida Francisco Bilbao, Providencia.

Tradicionalmente la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) ha contemplado dentro de su programa la realización de jornadas profesionales como una manera de capacitar en especial a la comunidad docente en torno a las nuevas tendencias de fomento lector.

Este año no será la excepción y por ello el viernes 16 y sábado 17 de agosto se llevarán a cabo dichas jornadas como parte de las actividades de la feria. La novedad es que tanto la Cámara Chilena del Libro como la Municipalidad de Providencia, organizadores de la muestra literaria, han querido que dicha instancia formativa se abra además a madres y padres por el rol que juegan en la promoción de la lectura desde la primera infancia.

Considerando que la ilustración es el foco de de la 27ª FILIJ, las Jornadas Profesionales harán énfasis en el fomento lector, la plástica literaria y la ilustración y para eso contemplan la participación de destacados profesionales y talleristas.

En la jornada del viernes 16 destaca la presencia del peruano Pepe Cabana Kojachi, conocido también como “Mukashi Mukashi”, quien viene difundiendo hace años la narración oral de cuentos del folklore japonés y del mundo, acompañado de artesanía del Perú, títeres de animación a la vista, objetos, reciclaje creativo, multimedia y Kamishibai.  “Drama de papel” en japonés, Kamishibai es una manera tradicional de narrar las historias de manera oral en Japón, mostrando al mismo tiempo las ilustraciones de los cuentos hechas en papel.

Los participantes también podrán conocer las experiencias de la revista Broli y la Red de Lectores de Panguipulli como ejemplo de buenas prácticas sobre fomento lector e ilustración, para continuar con un conversatorio sobre la nueva plástica literaria y la edición de libros ilustrados.

La instancia estará a cargo de la editora de Amanuta Ana María Pavez, la ilustradora Sol Díaz, y el argentino Diego Bianki, reconocido artista gráfico y diseñador, responsable de ilustrar numerosos libros para niños de editoriales argentinas y europeas y la página de poesía de la revista de cultura Ñ del diario Clarín. Además, es director de la editorial Pequeño Editor y fue coeditor de la Revista Lápiz japonés: Arte + Comic.

Por la tarde, Marcela Valdés, directora de la Biblioteca de Santiago, y Carmen Lucía Benavides, encargada del área infantil del Centro Lector de Lo Barnechea, entregarán herramientas para la selección de libros infantiles y juveniles a ser utilizados en bibliotecas, colegios y centros lectores.

El sábado 17 las jornadas están contempladas hasta las 14:00 horas con una charla acerca del potencial pedagógico de la narrativa gráfica, a cargo de Carlos Reyes de Feroces Editores, y un taller teórico práctico de narración oral centrado en las técnicas para contar cuentos a niños y jóvenes, guiado por Claudio Ledesma de Argentina, miembro de la Red Internacional de Cuentacuentos y director del festival Te doy mi palabra, que se lleva a cabo desde el año 2000 en Buenos Aires y en otras ciudades trasandinas.

La participación en las Jornadas Profesionales es de $ 20.000. Los interesados deben completar una ficha disponible aquí y enviarla a jornadasprofesionales@camaradellibro.cl

El programa está disponible para descarga aquí.

 

¿Qué es el Kamishibai?

Pepe Cabana Kojachi, promotor del kamishibai.
Foto: kamishibaiperu.blogspot.com

Kamishibai significa “drama de papel” y constituye una forma diferente de contar un cuento. Se originó en los templos budistas de Japón en el siglo XII, donde los monjes utilizaban emaki (pergaminos) en los que combinaban imágenes con texto para presentar historias con enseñanzas morales a audiencias mayormente analfabetas. Se mantuvo, como un método para contar historias, durante varios siglos.

En la actualidad contempla un pequeño teatro de madera portátil y láminas de cartón con llamativos dibujos que van construyendo una historia. Por su capacidad de seducción y su potencial didáctico, es utilizado intensivamente en las salas de clases de Japón y cada día más en las bibliotecas del mundo entero y también en Chile donde fue incorporado a las bibliotecas públicas a fines del 2011.

Durante el segundo semestre de este año, los 5.600 establecimientos educacionales con matrícula en kínder y pre-kínder que cuentan con subvención del Estado recibirán un teatrino de madera con tres historias para kamishibai.