“Hoy hay un espíritu de unidad en la Cámara del Libro”

Santiago, 24 de mayo de 2015

Reproducimos la entrevista al Presidente de la Cámara Chilena del Libro, Alejandro Melo, realizada por la periodista Camila Ortiz y publicada por la sección Cultura del diario El Mercurio:

Alejandro Melo, nuevo Presidente de la Cámara Chilena del Libro (2015-2017)

Alejandro Melo, nuevo Presidente de la Cámara Chilena del Libro (2015-2017)

Alejandro Melo asumió como presidente de la Cámara Chilena del Libro hace menos de dos semanas -el 11 de mayo-, pero ya se encuentra trabajando intensamente en su nuevo rol de líder de la asociación gremial, que en estos momentos afina los detalles para una nueva edición de la Feria Internacional del Libro de Santiago (Filsa). A realizarse entre el 23 de octubre y el 8 de noviembre -de nuevo con el apoyo en la producción de Árbol Color-, este año los países nórdicos serán los invitados de honor.

“La novela negra y policial va a ocupar un lugar preponderante, pero tampoco hay que olvidar que Finlandia es uno de los países líderes en temas de educación, por lo que queremos hacer una vinculación en ese ámbito también”, comenta Melo. Los primeros invitados confirmados son la autora española María Dueñas y el periodista y escritor policial sueco Johan Theorin.

Melo ejerció como periodista por más de una década, hasta que decidió sumarse al negocio familiar, y hoy es gerente general de la distribuidora Libertad, dedicada a contenidos educacionales. Y ahora llega en un momento complejo para la Cámara, que en 2014 sufrió una fuerte división interna que puso fin a su directorio antes del fin de su período, y que dio fuerza a la idea de dividir la Cámara (que agrupa a distribuidores, libreros y editores) en federaciones independientes.

Pero Melo es optimista, y asegura que los tiempos de crisis han quedado atrás. Buena parte del directorio interino que reemplazó al presidido por Arturo Infante (siete de los doce miembros en total, incluyendo a Melo) fueron elegidos para conformar este nuevo directorio, que se hará cargo del funcionamiento de la Cámara hasta 2017, lo que, según el nuevo presidente, da cuenta del ánimo de continuidad que ha marcado el trabajo de los últimos meses.

– ¿Cómo ve el panorama actual dentro de la Cámara Chilena del Libro?

“Venimos de un período complejo, vivimos una crisis interna importante y tuvimos cuatro presidentes en un año. Pero hoy hay un nuevo espíritu de unidad en la Cámara, hay nuevos desafíos, y uno de los primeros de ellos es volver a reposicionarnos como una asociación gremial con más de 50 años de historia y que reúne a una importante gama de actores del mundo del libro. El ánimo que existe hoy día al interior de la Cámara es completamente distinto al de cuando se produce la crisis del directorio, y aunque parece difícil de explicar sin que parezca un eslogan, se nota en cosas como las elecciones en la última asamblea de socios, que fue muy mayoritaria y respetuosa”.

– ¿Quedaron atrás, entonces, las propuestas de separar la Cámara?

“Fue una de las ideas que rondaron en su minuto. Pero la tesis nuestra es que somos capaces de convivir entre los distintos gremios. Justamente la riqueza de la Cámara está en esa diversidad. Hay diferencias, es cierto, pero estamos trabajando en recomponer las confianzas y abrir el diálogo entre los distintos estamentos. Apostamos por la continuidad de la Cámara del Libro con los tres gremios en sintonía”.

– ¿Cuáles son sus planes de trabajo para este período?

“Tenemos desafíos importantes. Uno de ellos es la Filsa, donde queremos tener una puesta en escena innovadora y atractiva, algo que creo que hay que trabajar mejor. Pero también el reposicionamiento a nivel interno y externo de la Cámara, además de apostar por el fomento lector, para lo que nos planteamos como objetivo acompañar la nueva Política del Libro. Coincidimos en que se trata de una política bien diseñada, pero se hace necesario contar con un cronograma definido, que establezca fechas y responsables, de modo que la buena intención finalmente se plasme en acciones concretas”.

– En este sentido, ¿qué le parece la falta de anuncios con respecto al IVA al libro en la nueva política?

“Totalmente decepcionante. Aunque estamos en línea con el Gobierno en materia de fomento lector y queremos ser uno de los actores principales en la implementación de esta política, echamos de menos un anuncio en ese ámbito. Hubiese sido un gesto importante para la industria”.

El original de este artículo está disponible aquí.